Nuestros niños: una esperanza viable “anticrisis”

Esta mañana Mario estuvo en su habitación dándole caña a esta especie de granja. Como siempre que hace cosas de “construcción”, que les llama él, luego quiere explicártelas. Ahí van unas cuantas claves para entender el pensamiento “anticrisis” de un niño:

Zona A: Producción: granja de dinosaurios, pero ojo, aquí no se come la carne (aunque a él le encanta el filetito de ternera, claro), sólo los huevos… Y, de vez en cuando, se deja que nazca alguno nuevo, para que las mamás estén más contentas y pongan más huevos.

Zona B: Logística y distribución. Nada de mandar sus huevos por ahí, a las fábricas… Él los vende directamente, para ganar más, dice… Obsérvese la cola de coches que hay en la puerta esperando huevos. Le planteo el problema de vender a los que viven lejos, y él me dice con cara de “no te enteras mami”, que eso va por internet.

Zona C: Parque temático. La granja-fábrica también tiene donde zamparse allí mismo los huevos, si uno quiere, después de haber dado una vuelta por el complejo (previo pago de entrada) y pasar la tarde tranquilamente en familia, con las canillas al sol (llegados a este punto, me sorprende no ver por ningún lado la tienda de regalos).

Entrada cedida por Coralia Díaz, mamá de Mario. Gracias Coralia.

Anuncios

,

  1. Deja un comentario

Por favor, deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: