Entradas etiquetadas como e-health

Tecnología y Economía de Impacto, cuando el capital tiene un valor social.

Noche de tren-hotel camino de Galicia de nuevo. Litera de arriba con vistas al aluminio, un bullicioso grupo de peregrinos con alicientes y una BlackBerry entre mis manos con perspectivas de escribir mi nueva entrada, desde este momento tuya si te agrada.

Departía celéricamente esta tarde con un buen amigo de mi padre versado en economía y a cuya disciplina se debe en su trabajo cotidiano. Es sintomático que personas cuerdas, con los lógicos matices diferenciales ocasionados por la diversidad de experiencias disfrutadas, estemos de acuerdo en las soluciones básicas macroeconómicas fuera de nuestro alcance, y que aquellos que tienen la posibilidad de tomarlas gasten sus energías en cortinas de humo, parches y desprestigios al supuesto contrario, (como si estuviera en otro barco que no fuera España), para gobernar un país que cada día se hace más ingobernable, por que el timón podría no estar ya siquiera en nuestras manos. Estoy seguro, tiene que ser así y quiero pensar de esta manera, que existen muchas más personas, cuerdas, con matices distintos, que sumen y construyan soluciones por encima de excusas que justifiquen la situación actual y las consecuentes acciones impopulares que conllevan, estrellas de los últimos telediarios hasta el punto de elevarlas a referendum.

Afortunadamente, la tecnología está de nuestro lado, tiende a hacerse más humana y accesible a todos los públicos, y si las redes sociales como herramienta pudieron organizar las revueltas arábes o los disturbios londinenses, bien podrían conectar personas de sentido común, criterio y conocimiento en ausencia de violencia.

No puedo permitirme el lujo de estar indignado, ni puedo cambiar los índices macroeconómicos que rigen los mercados generando confianza, consumo y reactivación de la economía, ni siquiera refrendar un nuevo artículo de la constitución sobre el tope de gasto público. Tengo una Pyme que sacar adelante en el contexto anteriormente descrito.

Creo que hay demasiada información circulando y muy poco conocimiento, se habla de economía como de fútbol, donde todo el mundo entiende, opina, es capaz de hacer la alineación y hasta la táctica a seguir. Eso sí tú eres rojiblanco y yo merengue. Hasta ahí podíamos llegar. Y así nos luce el pelo, la confianza, el consumo, el paro y las infraestructuras productivas. Todos calvos.

Esta es una entrada para personas con criterio propio sin violencia verbal, ávidas de filtrar la información para adquirir conocimiento, vacunados contra las políticas practicadas en España de cualquier color, y sobre todo para aquellas que crean en el riesgo positivo de invertir en proyectos catalizadores de empleo y consumo y olvidarnos de tanta austeridad pública (Gracias Melchor) y más optimización de los recursos.

Quiero proponer un ejemplo concreto tras tanta filosofía, si no, mi credibilidad cómo emprendedor quedaría en Cuentos y Leyendas de la Alhambra, y que me perdone el señor Irwing por el inadecuado símil. Lo llaman Economía de Impacto, se desarrolla desde hace algunos años, pero desde que el 22 de junio de 2011 el señor Obama reunió en su casa encalada a reputados todos ellos, filántropos, inversores, emprendedores, políticos y expertos en economía para analizar su introducción progresiva en el mercado, podría ser un pequeño paso hacia una economía de valores sociales donde el refugio de los inversores no sólo sea la onza de oro o el bono alemán.

Según JP Morgan la inversión sobre este modelo podría rondar el trillón de dólares. Es un buen comienzo: Inversión y liquidez. El prestigioso Aspen Institute que organizó las jornadas y convenció al equipo de Obama como la línea a seguir, definió el concepto como “Los motores gemelos de la oferta y la demanda, la inversión y el emprendedurismo social, que están conduciendo el cambio sistemático a los Estados Unidos”

¿Realidad, ficción, voluntad de cambio o electoralismo? El concepto es muy sugerente con idependencia de intenciones y agradeciendo la publicidad de la administración Obama:

Bryan Oliver Smith fundó Urban Planet Mobile. El hijo de Bryan enseña inglés en Ecuador, y en sus múltiples viajes de visita se dio cuenta del arraigo que tenían los móviles entre la población. Era evidente que la gran mayoría de los ecuatorianos no contaban con un contrato de línea de datos, ni siquiera un smartphone para soportarlo. No se paró, ideó una plataforma de envíos de SMS que contenía un link a un ringing tone de entre 1 a 2 minutos reconvertido a contenido educativo sonoro. En tres meses de vida, la empresa tiene 100.000 suscriptores. Contaron en el mismo foro que Bryan que los Massai en Etiopía vestidos con sus prendas tradicionales han añadido el móvil dentro sus hábitos de uso. La utlidad aquí es la educación y el seguimiento sanitario. Un proyecto piloto en Malawi, ahorró al estado 1.200 horas de consulta y $3.000 dólares en combustible para la moto del médico rural. Ahora se ha escalado a 11 países africanos, donde realmente la palabra crisis tiene su verdadera dimensión.

Publicado con WordPress para BlackBerry.

, ,

1 comentario

A %d blogueros les gusta esto: